Aportamos tratamientos especializados e interdisciplinares

Reduciendo las desigualdades en el acceso a servicios de salud especializados

Construimos entornos saludables desde la economía social y el trabajo en red

Con un enfoque comunitario y basado en el apoyo mutuo

Modelo de intervención basado en la evidencia clínica

Las personas participan en la toma de decisiones sobre su propia salud

Disfrutar de calidad de vida y aumentar el bienestar suele ser un objetivo fundamental para todas las personas.

En la sociedad actual hemos etiquetado el sufrimiento o ese «sentirse mal» como algo anómalo e incompatible con la felicidad.

Esa lógica nos conduce a la realización de acciones centradas únicamente en el alivio del dolor que, para nuestra desgracia, la mayor parte de las veces se convierten en el origen de un mayor sufrimiento y en la aparición de síntomas y somatizaciones vinculadas a la ansiedad y/o a la depresión.

La depresión y la ansiedad, aún en los casos más graves, son altamente tratables. Cuanto antes comience su tratamiento, más efectivo es y las probabilidades de prevenir una repetición son mayores.

¿Qué son la depresión y la ansiedad?

La depresión, es un trastorno anímico y mental que puede afectar a todas las áreas del individuo (sus pensamientos, sus sentimientos, su conducta, su funcionamiento corporal) y con importantes consecuencias personales y sociales. No se trata de una tristeza pasajera o de un estado de ánimo bajo comprensible tras un acontecimiento vital negativo. Se trata de un estado duradero y que afecta de modo integral en el bienestar y en el funcionamiento de la persona y de su entorno de relaciones.

El origen de la depresión es complejo, ya que en su aparición influyen factores genéticos, biológicos y psicosociales -cultura / entorno-. También hay otros orígenes, como la pérdida o el consumo de determinadas sustancias.

La ansiedad es la anticipación de un peligro o daño futuro, permite a la persona llevar a cabo las acciones necesarias para enfrentarse a la amenaza. Se considera una reacción normal ante determinadas situaciones estresantes de la vida. En una intensidad moderada es adaptativa y contribuye a la supervivencia del individuo. De manera que en un nivel controlado es incluso deseable para el adecuado funcionamiento de la persona. Sólo cuando supera cierta intensidad interfiere en las actividades normales y provoca un intenso malestar.

¿Cuales son los sintomas?

No todas las personas con trastornos depresivos y trastornos de ansiedad padecen los mismos síntomas. La gravedad, frecuencia, y duración de los síntomas pueden variar según la persona y su enfermedad en particular.

Síntomas de la depresión:
  • Sentimientos persistentes de tristeza, ansiedad, o vacío.
  • Sentimientos de desesperanza y/o pesimismo.
  • Sentimientos de culpa, inutilidad, y/o impotencia.
  • Irritabilidad, inquietud.
  • Pérdida de interés en las actividades o pasatiempos que antes disfrutaba, incluso las relaciones sexuales.
  • Fatiga y falta de energía.
  • Dificultad para concentrarse, recordar detalles, y para tomar decisiones.
  • Insomnio, despertar muy temprano, o dormir demasiado.
  • Comer excesivamente o perder el apetito.
  • Pensamientos suicidas o intentos de suicidio.
  • Dolores y malestares persistentes, dolores de cabeza, cólicos, o problemas digestivos que no se alivian incluso con tratamiento.
Síntomas de la ansiedad:
  • Preocupación, miedo o temor excesivo
  • Sudoración.
  • Pupilas dilatadas.
  • Taquicardia.
  • Aumento de la tensión o activación.
  • Alteraciones en el comportamiento.
¿Cuales son los tratamientos?

La depresión y la ansiedad, aun en los casos más graves, son trastornos altamente tratables. Al igual que con muchas enfermedades, cuanto antes pueda comenzar el tratamiento, más efectivo es y las probabilidades de prevenir una repetición son mayores.

El primer paso para obtener el tratamiento adecuado es visitar a un médico. Ciertos medicamentos y condiciones médicas, tales como virus o trastornos de tiroides, pueden provocar los mismos síntomas que la depresión o ansiedad. Un médico puede descartar estas posibilidades por medio de un examen físico, una entrevista, y pruebas de laboratorio. Si el médico puede descartar a una condición médica como la causa, él o ella debe llevar a cabo una evaluación psicológica o referir al paciente a un profesional de la salud mental.

Una vez diagnosticada, una persona con depresión y/o ansiedad puede ser tratada con varios métodos. Los tratamientos más comunes son la medicación y la psicoterapia.

Noticias destacadas

¡Abrimos la VI Convocatoria Saberes Compartidos!

¡Abrimos la VI Convocatoria Saberes Compartidos!

Uno de los pilares fundamentales del proyecto de AFDA es el apoyo mutuo entre personas que se encuentran en un momento de dificultad, cambio, crecimiento y búsqueda de alternativas. Entendemos que la mejor forma de superar la adversidad es cooperando, ya que el...

Iniciamos la nueva programación de AFDA Huesca

Iniciamos la nueva programación de AFDA Huesca

En septiembre ¡arrancamos nueva programación de actividades en en AFDA Huesca! Y comenzamos el 12 de septiembre con la charla "En la espiral de la depresión", impartida por Francisco Vinués, psicólogo sanitario de AFDA. Una forma cercana de entender la depresión es...