Aportamos tratamientos especializados e interdisciplinares

Reduciendo las desigualdades en el acceso a servicios de salud especializados

Construimos entornos saludables desde la economía social y el trabajo en red

Con un enfoque comunitario y basado en el apoyo mutuo

Modelo de intervención basado en la evidencia clínica

Las personas participan en la toma de decisiones sobre su propia salud

Disfrutar de calidad de vida y aumentar el bienestar suele ser un objetivo fundamental para todas las personas.

En la sociedad actual hemos etiquetado el sufrimiento o ese «sentirse mal» como algo anómalo e incompatible con la felicidad.

Esa lógica nos conduce a la realización de acciones centradas únicamente en el alivio del dolor que, para nuestra desgracia, la mayor parte de las veces se convierten en el origen de un mayor sufrimiento y en la aparición de síntomas y somatizaciones vinculadas a la ansiedad y/o a la depresión.

La depresión y la ansiedad, aún en los casos más graves, son altamente tratables. Cuanto antes comience su tratamiento, más efectivo es y las probabilidades de prevenir una repetición son mayores.

¿Qué son la depresión y la ansiedad?

La depresión, es un trastorno anímico y mental que puede afectar a todas las áreas del individuo (sus pensamientos, sus sentimientos, su conducta, su funcionamiento corporal) y con importantes consecuencias personales y sociales. No se trata de una tristeza pasajera o de un estado de ánimo bajo comprensible tras un acontecimiento vital negativo. Se trata de un estado duradero y que afecta de modo integral en el bienestar y en el funcionamiento de la persona y de su entorno de relaciones.

El origen de la depresión es complejo, ya que en su aparición influyen factores genéticos, biológicos y psicosociales -cultura / entorno-. También hay otros orígenes, como la pérdida o el consumo de determinadas sustancias.

La ansiedad es la anticipación de un peligro o daño futuro, permite a la persona llevar a cabo las acciones necesarias para enfrentarse a la amenaza. Se considera una reacción normal ante determinadas situaciones estresantes de la vida. En una intensidad moderada es adaptativa y contribuye a la supervivencia del individuo. De manera que en un nivel controlado es incluso deseable para el adecuado funcionamiento de la persona. Sólo cuando supera cierta intensidad interfiere en las actividades normales y provoca un intenso malestar.

¿Cuales son los sintomas?

No todas las personas con trastornos depresivos y trastornos de ansiedad padecen los mismos síntomas. La gravedad, frecuencia, y duración de los síntomas pueden variar según la persona y su enfermedad en particular.

Síntomas de la depresión:
  • Sentimientos persistentes de tristeza, ansiedad, o vacío.
  • Sentimientos de desesperanza y/o pesimismo.
  • Sentimientos de culpa, inutilidad, y/o impotencia.
  • Irritabilidad, inquietud.
  • Pérdida de interés en las actividades o pasatiempos que antes disfrutaba, incluso las relaciones sexuales.
  • Fatiga y falta de energía.
  • Dificultad para concentrarse, recordar detalles, y para tomar decisiones.
  • Insomnio, despertar muy temprano, o dormir demasiado.
  • Comer excesivamente o perder el apetito.
  • Pensamientos suicidas o intentos de suicidio.
  • Dolores y malestares persistentes, dolores de cabeza, cólicos, o problemas digestivos que no se alivian incluso con tratamiento.
Síntomas de la ansiedad:
  • Preocupación, miedo o temor excesivo
  • Sudoración.
  • Pupilas dilatadas.
  • Taquicardia.
  • Aumento de la tensión o activación.
  • Alteraciones en el comportamiento.
¿Cuales son los tratamientos?

La depresión y la ansiedad, aun en los casos más graves, son trastornos altamente tratables. Al igual que con muchas enfermedades, cuanto antes pueda comenzar el tratamiento, más efectivo es y las probabilidades de prevenir una repetición son mayores.

El primer paso para obtener el tratamiento adecuado es visitar a un médico. Ciertos medicamentos y condiciones médicas, tales como virus o trastornos de tiroides, pueden provocar los mismos síntomas que la depresión o ansiedad. Un médico puede descartar estas posibilidades por medio de un examen físico, una entrevista, y pruebas de laboratorio. Si el médico puede descartar a una condición médica como la causa, él o ella debe llevar a cabo una evaluación psicológica o referir al paciente a un profesional de la salud mental.

Una vez diagnosticada, una persona con depresión y/o ansiedad puede ser tratada con varios métodos. Los tratamientos más comunes son la medicación y la psicoterapia.

Noticias destacadas

AFDA, ganadora en la V edición del Premio Empresa Social de Aragón

AFDA, ganadora en la V edición del Premio Empresa Social de Aragón

¡Estamos de enhorabuena! AFDA ha sido la ganadora del premio a la mejor Empresa Social de Aragón en la quinta edición de los galardones al emprendimiento y las empresas sociales de Aragón, organizados por el Departamento de Industria, Competitividad y Desarrollo...

Asamblea extraordinaria de AFDA

Asamblea extraordinaria de AFDA

¡Participa en los procesos de decisión de AFDA! Convocamos a todas las personas asociadas en AFDA a la asamblea extraordinaria que celebraremos el 22 de junio a las 18:30 h en primera convocatoria y a las 18.45 h en segunda convocatoria. El punto único del día será:...